soccernet blog
Castrol Rankings
July 14, 2010
Posted by Arnaud Grandidier on 07/14/2010

Argentina y Brasil llegaron a esta Copa del Mundo como dos de los cinco candidatos más importantes. Sin embargo, sus propias limitaciones y el gran nivel de sus adversarios no le permitieron ni siquiera alcanzar las semifinales. En cambio, un vecino que llegó en silencio y sin grandes expectativas logró lo que los dos gigantes no pudieron.
Uruguay, el mismo que obtuvo la clasificación de manera agónica en el repechaje contra Costa Rica, fue el más digno representante sudamericano del Mundial de Sudáfrica. Sí, la Celeste renació y volvió a meterse entre los cuatro mejores después de cuarenta años de decepciones. Hoy, el continente tiene un solo color y los grandes de siempre se rinden ante el país más pequeño de esta parte del mundo.
Hasta la semi, la actuación del Seleccionado charrúa ya había sido muy valiosa y casi heroica. Sin embargo, y paradójicamente, su imagen creció aún más después de las derrotas ante Holanda y Alemania, en el duelo por el tercer puesto. En esos dos partidos, Uruguay demostró que puede pelearle a cualquier adversario gracias a su corazón y a su garra, pero también a su fútbol, un fútbol que nació y creció en los pies del mejor futbolista del campeonato: Diego Forlán.
El delantero del Atlético Madrid llegó a su segundo Mundial como la gran figura de la Celeste, aunque no tenía ni una porción de la fama de otras estrellas en la previa de la cita ecuménica. A pesar de su éxito en Europa, donde ganó dos de los últimos botines de oro y es uno de los atacantes más peligrosos, Forlán ni siquiera estaba entre los candidatos a ganar el Balón de oro. Pero su fútbol y su coraje lo llevaron hasta un lugar impensado pero muy merecido.
Su influencia en el conjunto de Oscar Tabárez fue tan grande como el recibimiento que gozó este plantel en Montevideo. Jugó e hizo jugar, apareció cuando más se lo necesitaba y fue el toque de distinción del cuadro charrúa. El Balón de oro es el premio más merecido para un jugador con una carrera intachable y para un pueblo que volvió a disfrutar con su equipo nacional.
Lejos del suceso de Uruguay, aparecen las Selecciones de Argentina y Brasil, que se despidieron en cuartos de final tras perder ante Alemania y Holanda, respectivamente.
El combinado dirigido por Diego Maradona fue el mejor de la primera fase, en la que mostró un atildado juego ofensivo y un poder de fuego espectacular. Ya frente a México bajó su nivel y ganó sólo por la calidad de sus delanteros, algo que no alcanzó para superar al buen equipo alemán en los cuartos, etapa que la Albiceleste no supera desde 1990.
La participación en Sudáfrica 2010 deja varias certezas para Argentina. La más importante es el crecimiento de Diego Maradona como entrenador. El ex astro demostró que puede conducir a un grupo con criterio y seguridad. Además, le dio una idea muy valiosa a su equipo: la de salir a atacar siempre. Ahora será el momento de analizar estos cinco partidos, pero la última derrota no debe tapar el progreso mostrado por el director técnico.
La otra Selección de este continente que quedó eliminada en cuartos de final fue Paraguay, aunque el balance para ellos es muy positivo. La Albirroja estuvo a punto de eliminar al que luego sería el campeón del mundo y protagonizó su mejor actuación histórica.
El conjunto de Gerardo Martino tuvo una de las defensas más sólidas del torneo y demostró que puede dar pelea en las instancias definitivas de los campeonatos más importantes. Sin duda, Paraguay ha dado un gran paso al frente en esta Copa del Mundo y por eso fue recibido con honores en Asunción.
El Seleccionado sudamericano que más rápido se despidió fue Chile, que de todas maneras completó una actuación muy digna. La Roja ganó un partido mundialista por primera vez desde 1962 y superó la primera fase tras darle pelea a España. Luego, fue superada por amplitud por Brasil, aunque eso no empañó su buena campaña.
En suma, las Selecciones de la Conmebol hicieron un torneo aceptable, aunque las grandes expectativas que despertaron tras la ronda inicial hacían pensar un desenlace histórico para el fútbol de esta tierra.
Mientras Uruguay volvió a brillar, Forlán tuvo una actuación consagratoria y Paraguay y Chile afianzaron su crecimiento, Argentina y Brasil quedaron en deuda, una vez más.
Como en 2006, la final volvió a ser propiedad exclusiva de Europa, que ahora es el continente con más títulos. Sudamérica espera que en 2014, en “su Mundial”, la Copa vuelva a su casa.

July 12, 2010
Posted by Damian Didonato on 07/12/2010
June 28, 2010
Posted by Damian Didonato on 06/28/2010
FIFA Official Emblem © 2005 FIFA TM
© ESPN Soccernet 2010
Cricinfo
Soccernet
ESPN